Tarjeta Navidad

¡Saludos compañeros y amigos!

Un saludo cordial en esta época festiva donde los cristianos celebran el nacimiento de Jesús y para muchos otros, no religiosos, es una época donde culturalmente  se festeja y agradece a Dios la bendición de tener familia y la unión de la misma, contar con verdaderos amigos y compañeros de trabajo, de causas, de luchas, de tener un empleo o poder desarrollarnos en algún oficio o profesión y vivir dignamente, pero sobre todo por tener salud y en caso de que la misma falte, poder contar con la fortaleza espiritual y el apoyo de seres queridos.

Por eso los exhortamos a que en medio de tantos festejos mantengan la mesura, sean responsables y juiciosos con sus actos. A que en lugar de regalos costosos regalemos besos, abrazos apretados, sonrisas sinceras, carcajadas del alma, la remembranza de buenos recuerdos compartidos, solidaridad, consuelo y si el regalo es material sepamos que muchos pequeños detalles suelen llegar profundo; como un buen libro, unas flores frescas, la buena música dulces típicos, una rica cena, un día de paseo, en fin las opciones son ilimitadas.

No nos miremos como un ser aparte; recuerden que todo cuanto nos acontece afecta a los familiares, amigos y compañeros que nos rodean y nos aprecian. Mesura con las bebidas alcohólicas o algún otro tipo de drogas, sobre todo las no legalizadas, sea responsable y si no está en condiciones de manejar un vehículo de motor bien sea por que está usted consciente del hecho, o por que otra persona se lo señala, por favor elija un conductor alterno. En la carretera manéjese con precaución, pues nunca se sabe en la condición que andan los demás conductores o peatones. Si trabaja horas extras y está cansado, descanse un poco, recuerde que aunque llegue tarde podrá siempre reunirse con sus seres queridos. Trate de ser tolerante, no emule la agresividad, el egoísmo y la indiferencia que vivimos a diario en nuestras calles, lugares de trabajo  e incluso cuando pagando o no pagando acudimos a un lugar en busca de algún servicio. Sin duda alguna estas son sugerencias para todo el año, pero por algún motivo en estas fechas se trastocan las rutinas y estamos más propensos a caer en excesos.

Cada día se nos presenta la gran oportunidad de perdonarnos a nosotros mismos por todos los errores u ofensas que voluntaria o involuntariamente hemos cometido, de perdonar a quienes nos han fallado u ofendido, de sacudirnos el maldito lastre de los complejos, baja autoestima, inseguridad, desesperanza, depresión y desanimo. Cada día representa una oportunidad de modificar actitudes, de aprender cosas nuevas, de fijarse metas reales y alcanzables a corto o largo plazo, de administrar mejor nuestras finanzas y tiempo, de ser solidarios, de unirnos a la lucha por alguna causa humanista y de interés social, de ayudar a otros a lograr eso que tanto desean y que es bueno para él o ella y de alguna manera será bueno para todos. Oportunidad de descubrir o reencontrarnos con el arte y la naturaleza. Sobre todo de encontrarnos con nosotros mismos sin mentiras, sin excusas, sin disfraces o caretas, sin pena y sin ese orgullo vano, de querernos, valorarnos, respetarnos, de disfrutarnos como persona, de pasar tiempo con nosotros mismos y desde allí una vez encontrados y abrazados tener la certeza de que sin lugar a dudas cada día de vida, cada respiro y suspiro, cada chispa del corazón o de la mente es una nueva y gran oportunidad de ser mejores seres humanos.

 Un abrazo fraternal en esta época festiva de parte de,Asociación De Inspectores De Juegos De Azar