Comunicado de Prensa

Coalición de Trabajadores de la Industria Turística de Puerto Rico contra la aprobación del Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes Núm. 2753.

Ante la radicación, por parte de la actual administración del Gobierno de Puerto Rico, del Proyecto de Ley Núm. 2753 en la Cámara de Representantes varias organizaciones representativas de los trabajadores de diversos sectores que conforman la fuerza laboral de la Industria Turística Puertorriqueña entiéndase, la Asociación de Inspectores de Juegos de Azar, Asociación de Empleados de Casinos, Unión Tronquista y Unión Gastronómica, entre otras, hemos constituido la Coalición de Trabajadores de la Industria Turística de Puerto Rico Contra el P. de la C. Núm. 2753. Proyecto que pretende enmendar la Sección 5 de la Ley Núm. 221 de 15 de mayo de 1948, según enmendada, conocida como “Ley de Juegos de Azar” a fin de establecer la forma en que se distribuirán los recursos adicionales que se generen en las máquinas de tragamonedas; y para otros fines relacionados.

La Coalición de Trabajadores de la Industria Turística de Puerto Rico se opone al P. de la C. Núm. 2753 por entender que el mismo representa una extracción impositiva, un golpe de al menos $40 millones que desestabilizará al sector hotelero y a la Industria Turística en momentos de una recesión que como repercusión inmediata impactará de manera negativa miles de empleos y las condiciones de trabajo con vínculos directos e indirectos al turismo en nuestro país.

ADVERTIMOS QUE NO PUEDEN APROBARSE MEDIDAS EN TIEMPO RECESIONARIO QUE ALTEREN LAS REGLAS DE JUEGO, PROFUNDICEN LA RECESION, AUMENTEN EL DESEMPLEO Y AFECTEN LAS CONDICIONES DE TRABAJO.

Específicamente en el área de casinos, el impacto será brutal, tomando en cuenta que sobre 10 casinos perderán más de $1 millón cada uno, significando para algunos, una imposibilidad a la hora de pagar sus hipotecas. Para tener una idea del descalabro a esta industria instituida desde la década del 40, se calcula que los casinos del área oeste perderán sobre $4 millones; comprometiéndose, para algunos de ellos, la viabilidad operacional. La misma suerte correrán casinos del área sur aprestándose a perder sobre $3 millones y los del área metro unos $13 millones. El ejemplo más dramático posiblemente lo conforme una importante hospedería del área este, donde ante el cierre inminente, de ser aprobada la medida, estaría perdiendo $3 millones por concepto de impuesto habitacional. No podemos obviar que de la operación de máquinas tragamonedas en los casinos, ubicados exclusivamente en las hospederías de nuestro país se aporta a la nomina principal de dichas hospederías, a la compra y contratación de servicios, alimentos, bebidas y habitaciones. También esta operación estrictamente fiscalizada por la División de Juegos de Azar y sus Inspectores se aporta al fondo general, al presupuesto de la misma Compañía de Turismo de Puerto Rico y al fondo estudiantil de la Universidad de Puerto Rico.

Como vemos el gobierno en su asfixie fiscal arremete contra la Industria Turística en general, pues uno de los más preocupantes efectos será menoscabar 7 millones de dólares más a la Compañía de Turismo de Puerto Rico aparte de los 5 millones que sabemos, ya se le habían recortado para cederlos al Banco de Desarrollo Económico. Como está redactado el P. de la C. Núm. 2753, puntualizamos que la Compañía de Turismo verá reducido aún más su presupuesto inicial de 115 millones a 94 millones a partir de la aprobación de la ley. Definitivamente esto sería desastroso para la estabilidad de la Compañía de Turismo y de la función especialísima anticorrupción que los Inspectores de Juegos de Azar realizan en los casinos.

Es importante percatarse que la naturaleza de la reestructuración impositiva que propone este proyecto extrae la totalidad (100%) de los fondos a partir de la marca de 119 millones. Eso drenará a la Compañía de Turismo. La teoría de que eventualmente los ingresos de las tragamonedas aumentarán con la paulatina eliminación de las máquinas ilegales, es ahora mismo una teoría y depende de demasiados factores externos. Si tal cosa fuese a suceder la Compañía de Turismo no verá dinero de reemplazo para llenar esta extracción por largo tiempo. Y los trabajadores nos preguntamos lo mismo que nos preguntábamos cuando nos enfrentamos a la Video Lotería… ¿por qué la actual administración insiste en hacer malos negocios para el pueblo de Puerto Rico y aumentar la tasa de desempleo ensañándose contra los trabajadores de la empresa privada y los del sector público en la Compañía de Turismo? ¿Por qué esa obsesión de maltrato a la Industria Turística, una industria pilar en la economía de nuestro país? ¿Qué intereses se ocultan esta vez detrás del sacrificio de la Industria turística que representa para el gobierno la gallinita de los huevos de oro?

Aunque estamos cabildeando intensamente para que se vele por los empleos y las condiciones de trabajo también queremos exhortar al cuerpo legislativo a que se legisle por la restitución de fondos a la Compañía de Turismo y no permitir que a la misma se le continúe desangrando. Advertimos que no bastan los 5 millones de dólares que están siendo separados en el P. de la C. 2753 para la Compañía de Turismo. Esa cantidad sólo reemplaza los 5 millones que ya le fueron quitados mediante el Banco de Desarrollo Económico. Queremos que a la actual administración no le queden dudas , de que conformamos una oposición solida y contundente; que tanto el gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, el secretario de Estado, Marcos Rodríguez Emma, el Secretario de Hacienda Juan Carlos Puig, y todos los legisladores a favor de esta devastadora medida , sepan que nosotros los trabajadores de la industria turísticas y sus familiares NO vamos a permitir que sepulten una industria que hemos levantado con sacrificio, dedicación, orgullo y dignidad. El sector trabajador turístico no permanecerá impasivo ante este nuevo ataque porque como decimos en el campo; “Cuando se quema la casa del vecino hay que poner las barbas en remojo.”

Los trabajadores de la Industria Turística puertorriqueña decimos NO a la aprobación del devastador Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes Núm. 2753.